de Eleonora Valentini

de Eleonora Valentini

BIENVENIDOS A BORDO

Bienvenido a mi mundo o lo que es lo mismo a mi corazón y a todo mi interior para quien encuentre en él un pedacito del suyo.


Me deleita desear el mejor viento solar, en este saludar late un venerar a la pulsión de poesia que arde en el viento del sol y un mensaje de fuerza, energía e infinita esperanza.


"Que el viento solar sople siempre en tu camino"

jueves, 3 de septiembre de 2015

Felicidad en suspenso


Este estado extraño en el que me encuentro.... 
Como de una felicidad en suspenso... 
Un extraño letargo donde todo pasa más lento... 
Incluso mi poder de reacción. 
Como si estuviese ausente de mí misma...
Camino ajena a lo que ocurre a mi alrededor, 
la gente pasa sin rostros... 
Como si caminase entre nubes, todas iguales ... 
Eso es... No camino... Estoy flotando...

by Eleo 
02/09/2015

╔════    ☆ೋ♥ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ ♥ೋ☆  ☆ ════╗ 
Apaga sigilosamente
la llama de los alientos indeseables
y acércate a esos alientos de soplo divino
que te impulsan siempre un paso más allá.

by Eleo
  ╚════   ☆ ೋ♥ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ ♥ೋ ☆  ☆  ════╝

Crónica de un horror

Algo que parecía pasar lejos, esta vez le toco de cerca... Cómo si lejos, a veces, fuera en otros mundos. O como si la distancia, o no conocer a las víctimas, cambiara la gravedad de los hechos. Esta vez había sucedido a la vuelta de su casa, dentro de su entorno... Tan cerca que podía oler y palpar la tragedia. Es entonces, cuando todo cobra otra dimensión. Dejó de ver como a través de un caleidoscopio; donde todo gira vertiginosamente y cambia de forma y de colores tan rápido, que ni siquiera te da tiempo a sentir... Sólo es una noticia más... Para darle forma y ponerle rostros y nombres al horror... El tiempo parecía haberse detenido entre las vallas de contención y la sirenas que ya no tenían razón de sonar... Y la noticia que nunca hubiera querido escuchar: "Fulano de tal, mató a su esposa y a su pequeña hijita de tan sólo 5 años y luego se suicidio". Fin de la historia. Así de simple y así de terrible. Sólo que esa pequeñita, bellísima por cierto, tenia un nombre, un jardín, una salita de pertenencia, una maestra, compañeritos... Se llamaba Bianca, de casita amarilla del Jardín Martín Fierro. No había lugar para la bronca, sólo para el dolor y el silencio. Y esa casa de tejas negras y ladrillos obscuros, misteriosa y tétrica, siempre herméticamente cerrada... Cuya imponente fachada se alza soberbia y orgullosa en esa esquina, como si nada hubiese pasado... Sólo que más obscura, tétrica y vacía que nunca.

by Eleo 
27/08/2015