de Eleonora Valentini

de Eleonora Valentini

BIENVENIDOS A BORDO

Bienvenido a mi mundo o lo que es lo mismo a mi corazón y a todo mi interior para quien encuentre en él un pedacito del suyo.


Me deleita desear el mejor viento solar, en este saludar late un venerar a la pulsión de poesia que arde en el viento del sol y un mensaje de fuerza, energía e infinita esperanza.


"Que el viento solar sople siempre en tu camino"

jueves, 10 de noviembre de 2011

El lunar de mi espalda


Cuando comprendas,
que lo que resta es solo este instante,
que cambiar el final de esta historia
depende sólo de vos,
dándonos la posibilidad
de un nuevo comienzo,
levantando la sentencia
que le impusiste a este amor...
quizás el lunar de mi espalda
tenga alguna chance...

by Eleo

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Tu búsqueda, mi duda


Que es lo que buscas
poeta incansable...
si de mi ya lo tienes todo,
solo tienes que hacer dos pasos,
tomar lo que siempre fue tuyo.
Destellos que nunca llegan,
como mirarte en esta ausencia...
No hay techo, no hay cielo,
no hay puerta secreta,
no hay llave oculta que yo no tenga.
Puedo vencer las barreras del tiempo,
puede vencer distancias extremas,
puedo vencer el más fuerte de los vientos,
pero no puedo vencer la barrera de tu silencio.
No se trata de ganar, no se trata de perder
tampoco de soñar...se trata de actuar
de que ese TE AMO, acaricie mi realidad,
de que dejes de escribir y me vengas a buscar


by Eleo
Ilustración: Arturo Valdez

La sombra de lo que no fue


Tu que te miras en aquel viejo espejo, 
fiel reflejo de lo que tu quieres ver, 
aquellos cabellos rojizos que viste florecer, 
hoy sin agua se marchitan. 
Quizás marchitos como tu sonrisa, 
por no seguir tus sueños.
Te vas sumergiendo
en el oscuro cielo,
perdiéndote en la noche,
en la cual hoy,
ya no eres mi lucero.
Crees dejar huella,
crees que en las noches te recordare,
lo cierto es que no recuerdo nada,
pues tu, me arrastraste al olvido.
Desesperada perdí mi tiempo,
buscándote sin aceptar,
que esa aura blanca y pura
que brillaba en mi oscuridad,
hoy no es más que esa sombra
que no me deja en paz.


by Caro Fernandez

Mi corazón azul


Liberada de un sueño 
que se transformo 
en pesadilla...
Me desprendo de ti,
mi alma de nuevo en mi.
No me pregunto porque,
no busco lo que jamás sabré,
solo trato de correr,
hacia el lado 
opuesto de tu amor.
Encontrar esa esperanza
nuevamente en mi corazón.
Volver a ser yo,
recuperar 
mi capacidad de amar,
volverme a enamorar,
que esa luz en mi camino,
termine siendo mi destino.
Que ese ángel 
que me acompaña,
llama encendida,
que me da su calor
sustento a mi razón,
encienda con su chispa
las brazas apagadas,
y se convierta
en relámpago de pasión.
Quiero mudarme a tierra fértil
sentir una lluvia de verano,
la brisa fresca del otoño
un frío invierno 
en sus brazos.
Ver de nuevo esos colores
que hoy me han abandonado.
Vestir mi corazón de azul 
ponerlo en sus manos.
Mi alma siempre tuvo su color,
siempre, le perteneció.

by Eleo


Ilustración: Arturo Valdez

Nostalgia de lo que no volverá


Te ves tan triste, tan vacía, 
tan llena de melancolía,
aun así eres bella, 
querida calle mía.
Tus veredas me recuerdan 
aquella infancia vivida,
las tardes de mate, bicicleta,
de jugar con las vecinas.
Miro el árbol de la puerta,
recuerdo a mi padre que me decía,
"Este árbol crecerá contigo,
y floreceran algún día..."
Duele ver este paisaje,
no encontrar tu sonrisa,
duele ver pasar la vida,
solo quedan los recuerdos,
querida calle mía...
Parada en la puerta,
casi veo a las vecinas,
juegos con Florencia,
largas charlas con Virginia.
Sueño ver que tu auto dobla,
despacito por la esquina,
esquivando la pelota,
que a Sandro se le iba.
Que lindos recuerdos de domingo,
cuando Susana, la vecina,
salia a cortar el pasto,
cuidaba sus plantitas.
Me asomaba a su reja, 
ella riendo decía,
adentro esta mi viejo,
entraba y lo veía,
sentado en la cocina,
con las cartas en mano...
Hola Don Blas vine a saludarlo,
¿sabe jugar a la casita?,
él sonreía, con su cabeza asentía,
jugabamos un rato,
él trampa siempre hacia.
Cosas de un barrio cualquiera,
como cuando veía a mis viejos,
disfrutando día a día,
mates, risas, siestas, juegos...
Ahora entiendo a Sabina,
cuando canta con nostalgia,
"Calle Melancolía"

by Caro Fernandez